svg

¿Hablamos?

    Hipoteca multidivisa, otro producto financiero oscuro

    Al día / 11 noviembre, 2019

    En los últimos años, las entidades bancarias españolas han vendido numerosas hipotecas multidivisa convenciendo a miles de clientes de que el interés que pagarían sería menor que si la contrataban en euros.

    Las hipotecas multidivisa -lejos de ser una hipoteca convencional-, se trata de un producto mixto y complejo, a menudo difícil de comprender para un consumidor medio.

    Se trata de pagar tu préstamo hipotecario en una moneda diferente al euro, normalmente en yenes japoneses o francos suizos. Es decir, una familia que hubiera contratado una hipoteca multidivisa, cobraría su sueldo en euros, mientras que el pago de las cuotas hipotecarias las haría en una divisa diferente, haciendo frente a tipos de interés que se corresponden con la moneda que se haya contratado. Además, el índice de referencia no es el Euribor sino que –normalmente- es el Líbor (tasa de interés intercambiable del mercado de Londres).

    Lo que ocurre con esta clase de hipotecas es que se han comercializado sin una debida explicación de los riesgos del producto. El primero de ellos es el riesgo del tipo de cambio. Este riesgo, a parte de variar la cuota que pagamos puede hacer que el principal que debamos (en euros) se incremente de manera exponencial ante una depreciación de la divisa de nuestro préstamo.

    De modo que si has contratado una hipoteca multidivisa, podemos encontrarnos con que la cuota mensual a pagar sufrirá variaciones que dependerán de la fluctuación de moneda en la que hayas elegido pagar. Y, para colmo, el capital que tienes pendiente de amortizar se puede ir incrementando a pesar de que vayas pagando el préstamo.

    El Tribunal Supremo ya se ha pronunciado al respecto

    En la actualidad hay numerosos litigios por hipotecas multidivisa en los juzgados de toda España. La buena noticia es que el Tribunal Supremo da –una vez más- la razón al consumidor.

    La sentencia del Tribunal Supremo de 15 de noviembre de 2017 estimó el recurso de casación interpuesto por un prestatario contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que desestimó la anulación de las cláusulas abusivas en un contrato de hipoteca multidivisa.

    Así, el Alto Tribunal revocó dicha decisión entendiendo que las cláusulas de una hipoteca multidivisa no superaban el control de transparencia exigido para la contratación de este tipo de productos, por lo que declara la nulidad parcial del préstamo hipotecario, y eliminando con ello toda referencia en divisas.

    A este respecto, considera que la nulidad total supondría un gran perjuicio para los consumidores, que se verían forzados a devolver la totalidad del capital no amortizado.

    Tu entidad bancaria tiene la obligación de informarte de los riesgos

    La referida sentencia del Tribunal Supremo consideró además que la entidad bancaria no detalló correctamente a los clientes de los riesgos que asumían al contratar la hipoteca multidivisa.

    La sentencia va en consonancia con la dictada también en 2017 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que fijó unos criterios mínimos de transparencia que han de cumplir todos los bancos para poder comercializar hipotecas en divisa distinta.

    Por tanto, si tu entidad no te informó debidamente de los riesgos que suponía la contratación de una hipoteca multidivisa, entonces tienes derecho a reclamar las cantidades que hayas pagado de más.

    A menudo las entidades bancarias alegan que explicaron de forma detallada todos los escenarios y los posibles riesgos a los clientes. Nada más lejos de la realidad.

    Lo único que los bancos han explicado a los contratantes de las hipotecas multidivisa es el supuesto ahorro que el cliente iba a obtener en su préstamo hipotecario, pasando por alto –como es lógico- la cuestión de la depreciación del euro en el capital pendiente de pago o el índice de interés de referencia.

    No dudes en contactar con nosotros en info@afectadosfraudesfinancieros.es si este es tu caso.Sí, quiero contactar con un abogado especializado.