svg

¿Hablamos?

    Moratoria del pago de la hipoteca debido al Covid-19

    Actualidad, Al día / 26 marzo, 2020

    Desde que comenzó la crisis del Covid-19, la economía española se ha visto azotada por el cierre masivo de comercios y empresas, y las familias españolas tendrán dificultades para hacer frente al pago de sus hipotecas hasta que se restablezca la normalidad.

    Así, el Ejecutivo ha tratado de hacer frente a la crisis económica a través de diferentes medidas que plasman en el Real Decreto-ley  8/2020, de 17 de marzo, que incluye una «moratoria de deuda hipotecaria para la adquisición de vivienda habitual», dirigida a quien sufran extraordinarias dificultades para atender el pago de la misma a consecuencia de la crisis del Covid-19.

    ¿Qué es una moratoria en el pago de deuda hipotecaria?

    Se trata de la posibilidad de posponer los pagos de las cuotas de la hipoteca durante un determinado periodo de tiempo.

    El Real Decreto-ley 8/2020 establece que las moratorias se aplicarán «a los contratos de préstamo o crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria cuyo deudor se encuentre en los supuestos de vulnerabilidad económica».

    ¿Quién puede solicitar la moratoria de hipoteca?

    Como se ha mencionado, podrán solicitarla aquellas personas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad. El artículo 9 del Real Decreto se encarga de definir los supuestos de vulnerabilidad económica, a saber:

    «a) Que el deudor hipotecario pase a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas.

    b) Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria:

    • Con carácter general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (en adelante IPREM).
    • Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar. El incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM por cada hijo en el caso de unidad familiar monoparental.
    • Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.
    • En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33 %, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cuatro veces el IPREM, sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.
    • En el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 %, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 %, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cinco veces el IPREM.

    c) Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35 % de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.

    d) Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda. Se entenderá que se ha producido esta circunstancia cuando el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3.

    Además, las medidas serán de aplicación también para los fiadores y avalistas del deudor principal, respecto de su vivienda habitual y con las mismas condiciones que las establecidas para el deudor hipotecario.

    ¿En qué plazo puedo solicitarla?

    Conforme el artículo 12 del Real Decreto-ley, los deudores que cumplan con los requisitos para pedir la moratoria, podrán hacerlo hasta quince días después del fin de la vigencia del Real Decreto-ley.

    Una vez hecha la solicitud, las entidades acreedoras dispondrán de un máximo de quince días para implementar la moratoria. Además, estas tendrán que informar de las mismas al Banco de España.

    ¿Qué efectos tiene la moratoria?

    El artículo 14 del Real Decreto-ley establece las consecuencias de la solicitud de moratoria. Así, esta «conllevará la suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo estipulado para la misma y la consiguiente inaplicación durante el periodo de vigencia de la moratoria de la cláusula de vencimiento anticipado que conste en el contrato de préstamo hipotecario». Además, «durante el periodo de vigencia de la moratoria a la que se refiere el presente capítulo la entidad acreedora no podrá exigir el pago de la cuota hipotecaria, ni de ninguno de los conceptos que la integran (amortización del capital o pago de intereses), ni íntegramente, ni en un porcentaje».

    Por último, tampoco se devengarán intereses.

    Si necesita más información, puede ponerse en contacto con nosotros en el 630 66 16 25
    o en la dirección de correo info@afectadosfraudesfinancieros.es.