svg

¿Hablamos?

    Autónomos y empresarios ganan la cruzada judicial contra las cláusulas suelo

    Al día / 10 junio, 2020

    La batalla contra las cláusulas suelo continúa.

    Hace poco hemos conocido la segunda sentencia del Tribunal Supremo, en la que se pronuncia por primera vez sobre el fondo del asunto de las cláusulas suelo incorporadas en contratos de préstamo celebrados con no consumidores. Esta sentencia sienta una nueva e importante jurisprudencia sobre la materia.

    Hasta ahora los Juzgados y Tribunales españoles estaban dando la razón a los consumidores por la falta de transparencia en estas cláusulas. Sin embargo, autónomos y empresarios al carecer de esa condición de consumidor quedaban excluidos.

    En la primera sentencia a este respecto, el Tribunal Supremo dio la razón a un empresario que había solicitado un préstamo hipotecario para la compra de un local (peluquería) donde desarrollar su actividad profesional.

    En esta segunda ocasión, se trataba de un empresario que había solicitado un préstamo para financiar la adquisición de la licencia municipal de taxi de Madrid.

    A pesar de que el empresario ganó en primera y segunda instancia, la entidad financiera quiso llegar hasta el final y llevar el caso hasta el Supremo. El Alto Tribunal desestimó el recurso presentado por la entidad financiera, ratificando las sentencias de las instancias anteriores y condenando a Abanca a la devolución de las cantidades pagadas de más como consecuencia de la inclusión de la cláusula suelo en el préstamo.

    ¿Qué supone la nueva jurisprudencia para los empresarios?

    Como comentábamos, esta es la primera vez que el Tribunal Supremo entra a analizar el fondo del asunto. En su análisis establece que no son de aplicación los controles de transparencia y abusividad a los contratos de condiciones generales de la contratación con no consumidores, pero que sí pueden someterse al control de incorporación.

    Hasta el momento, los asuntos de no consumidores que habían llegado al Supremo intentaban acogerse a la falta del control de transparencia. Sin embargo, el Tribunal deja claro que tanto empresarios como autónomos podrán reclamar las cláusulas suelo acogiéndose a la falta de control de incorporación de dichas cláusulas en los contratos hipotecarios.

    El Tribunal hace hincapié en que la protección de empresarios y profesionales reside en que las condiciones generales sí pueden ser objeto de control por la vía de su incorporación de acuerdo con la Ley sobre las condiciones generales de contratación.

    ¿Qué es el control de incorporación?

    El control de incorporación hace referencia a la comprobación de que han existido unas garantías mínimas de cognoscibilidad, esto es, de comprensión de las cláusulas que se integran en el contrato.

    En este caso en concreto, la ausencia de control de incorporación quedó probada porque el empresario no recibió la Ficha de Información Personalizada (FIPER, antigua Oferta Vinculante), ni el Notario consignó expresamente la advertencia de la existencia de la cláusula suelo en la escritura, con lo cual no hubo una oportunidad real de conocer la limitación de la variabilidad de la cláusula.

    ¿Qué requisitos deben cumplir los controles de incorporación?

    Para que una condición general de la contratación supere el control de incorporación debe tener una redacción clara, concreta y sencilla que permita una comprensión gramatical normal. Además, debe de haber existido una oportunidad real de conocerla al tiempo de la celebración del contrato.

    Es decir, junto al parámetro de la claridad y comprensibilidad, debe concurrir el requisito de la posibilidad de conocimiento, puesto que el control de inclusión es, fundamentalmente, un control para asegurar la comprensión.

    Por tanto, y aunque es preciso acreditar la ausencia del control de incorporación, esta nueva jurisprudencia abre la puerta a que autónomos, empresas y profesionales puedan reclamar la nulidad de las cláusulas suelo impuesta en sus préstamos y con ello recuperar las cantidades indebidamente pagadas junto con los intereses derivados de estas.

    Si eres autónomo o empresario y has contratado un préstamo en el que se incluían cláusulas suelo, contacta con Afectados Fraudes Financieros en los números de teléfono 91 159 20 80 y 630 661 625 o en la dirección de correo electrónico info@afectadosfraudesfinancieros.es 

    ¡Te ayudaremos a recuperar tu dinero!